Ohhh Venezia

Como Venezia sin agua… – Rulo y la Contrabanda

venezia-canal

Más para bohemios que para enamorados. Sobre todo cuando el sol baña cada esquina y salen los pintores a retratar edificios y canales.

Más para ricos que para pobres. Y más si pretendes quedarte en el centro de la isla.

Venezia es una de esas ciudades que algunas páginas dicen que hay que ver antes de que desaparezca. Por eso de que sube el nivel del mar. Sin ninguna duda. De hecho, esa regla se la aplican más de 50 millones de personas que la visitan cada año. Yo ya lo he hecho. Puedo pasar a la siguiente. Aquí no volveré, creo. Ha sido muy bonito. Enamorada de los callejones cuya salida es tirarte al agua; de las góndolas con acordeonista incorporado; de las fachadas de colores; de los rincones con encanto; de admirar la Catedral de San Marcos desde la distancia; de tomar un Spritz; de ver ambulancias y taxis lancha; de cruzar decenas de puentes; de admirar la belleza de las construcciones…

Pero odio eterno a las calles intransitables de gente; a las plazas abarrotadas; a las colas en cualquier sitio y a los precios desorbitados.

venezia

venezia-canal-gondolas

Venezia es una ciudad peatonal. Ni siquiera se permite circular con bicicleta. Si llegas con el coche, no tendrás más remedio que dejarlo en un parking a la entrada de la ciudad o coger un ferry rumbo a Lido que no es nada barato.

Lido es una isla, casi completamente residencial, que se ubica frente a Venezia. Tiene una gran playa y restaurantes. Y hoteles un poco más asequibles que en la isla principal, pero tampoco para tirar cohetes.

Para bolsillos modestos, lo mejor es quedarse en Mestre. Pertenece a Venezia, pero desde aquí hay que coger el tren o el autobús para llegar hasta la isla. El tren llega a la estación de Santa Lucía en Venezia y desde ahí, caminando, se puede ir a cualquier sitio. El billete cuesta 1,10 y hay uno cada muy poquito. Bastante asequible si tenemos en cuenta el precio de otro tipo de transporte típico veneciano.

A simple vista se puede observar que Mestre no tiene nada que ver con Venezia. Aquí hay italianos de verdad e inmigrantes, muchos. Y no es para menos, la isla en muchos aspectos es prohibitiva. Mestre es asequible y no faltan las tiendas, las plazas y los restaurantes con una diferencia económica sustancial. 

venezia-canal-general

venezia-ventanas

Qué ver y qué hacer…

Venecia está formada por más de 100 islas separadas por casi 200 canales que unen entre sí más de 350 puentes, así que independientemente del alojamiento, lo que hay que hacer en Venezia es callejear y callejear, y tomar el aperitivo: un spritz, y algo para picar. En todas las mesas de las terrazas hay de esa bebida rojo anaranjada.

venezia-spritz

También hay que cruzar puentes: el de Rialto, el de la Constitución, el de los descalzos, de las agujas, el de la academia, el de los tres arcos, etc y a poca distancia de Plaza San Marco, el Puente de los suspiros, que no de amor. Por ese puente pasaban, por última vez, los prisioneros condenados antes de ser ejecutados.

venezia-rialto-mercado

No puede faltar en la caminata una parada en el mercado de Rialto, situado en Sestiere San Polo. Tiene dos zonas: la pescheria con puestos de pescado fresco; y la de frutas y verduras, muy colorista.

Y desde luego, hay que ver la joya de la corona, la Basílica de San Marco, una obra maestra de la arquitectura bizantina. A su lado se encuentra la Torre del Reloj, que además de marcar las horas, las fases lunares y los signos del zodiaco, tiene una historia. Cuenta la leyenda que tras finalizar el reloj azul y dorado, el duque mandó arrancar los ojos a los artesanos para que no pudiesen realizar una copia similar en otro lugar nunca jamás.

venezia-yo

venezia-reloj

Además de los típicos souvenirs, hay algo que está presente en la mayoría de arterias comerciales, el elemento por excelencia de los carnavales venecianos: las máscaras, de todas clases y colores. Era lo que se ponía la nobleza cuando salía a mezclarse con el pueblo… y ahora es uno de los símbolos de Venezia. Impresionante.

Venezia no es demasiado grande – se recorre a pie o en góndola – así que dos días los considero suficientes. Si se añaden visitas a otras islas, el número de días crece. Y si se pretende entrar en algún lugar en el que haya que guardar cola, se amplia aún más.

*Excursión a Burano desde Venezia

venezia-mascaras

venezia-general

Anuncios

¿Te ha gustado? Deja aquí tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s