Balkan road trip: Dubrovnik – Split

Partimos de los Apartamentos Imperial, muy cerca del centro histórico de Dubrovnik. Vamos a la oficina de Fleet para intentar poner solución al percance sufrido con el coche pero no nos pueden ayudar. Nuestro coche va perfectamente y solo nos lo cambian en el caso de que no podamos utilizarlo. Así que damos un paseo por el muelle después de desayunar. De camino nos encontramos con un mercado de fruta. Hay que ver lo que le gustan las frutas a los croatas, muy especialmente las naranjas.

Después de esta parte nos trasladamos de nuevo a la Old Town, tenemos que verla de día. Nada más entrar por el lado del antiguo puerto nos encontramos un gran escenario en el que están teniendo lugar una serie de bailes regionales. La gente viste sus mejores galas.

img_5240

Para los más seriéfilos, Dubrovnik es parte del escenario de Juego de Tronos y, a petición de Raúl, visitamos alguna de las fortalezas que aparecen en la serie. Paseamos entre el laberinto que suponen las estrechas callejuelas del interior de la muralla y, entusiasmados por los rincones encontrados, nos vamos de la ciudad rumbo a Split. De camino está el Arboretum Trsteno, en la localidad del mismo nombre, a muy poca distancia de Dubrovnik. Es otra de las localizaciones de la serie, pero como hay que pagar pasamos de entrar. A cambio bajamos unos 600 metros hasta la cala de ese mismo pueblo. Muy prescindible.

img_5254-0

Llegamos a Split para pasar la noche. La primera impresión no es demasiado buena, es mucho más grande de lo que imaginábamos. La cosa va cambiando a medida que nos acercamos al centro. Aparcamos y decidimos dar un paso por la zona antigua, no sin antes reservar habitación, los apartamentos Annabel. Tranquilos vemos el centro y hacemos algo de compra para el día siguiente. Cuando nos disponemos a instalarnos en el apartamento, resulta que no está disponible. Perfecto. Todos los vecinos de la zona salen a avisarnos y muy amablemente nos ayudan a encontrar otro por la zona. Finalmente un gran hombre – en sentido literal – nos soluciona la estancia, eso sí, por un precio un poco más elevado. Cenamos en un local que aparenta tener comida tradicional, pero lo que nos ofrecen es un menú de San Valentín. Todos los locales están decorados para la ocasión, y hasta en el paseo principal de la ciudad hay un escenario que recuerda el día del amor. De fondo, la banda sonora de Juan Luis Guerra: ‘bachata en fukuoka’.

image1-2

 

Anuncios

¿Te ha gustado? Deja aquí tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s