Dancing to Freedom in Berlin

east-side-gallery-04

155 kilómetros de largo de Muro de Berlín y 3,6 metros de alto de Muro de la vergüenza: el símbolo de la Guerra Fría.

En Postdamer Platz, en la ribera del Spree o al lado del Ministerio de Hacienda se pueden contemplar aún hoy algunos de los bloques de hormigón que separaron durante 28 años miles de vidas alemanas. También hay en el Vaticano, en el Parque Europa de Madrid, en las Vegas o en algunos museos de Inglaterra y Estados Unidos donados por Alemania.

muro berlin

Algunos de los pasos fronterizos del antiguo Muro son hoy centros turísticos atestados de gente. El más famoso, y también el más impracticable, Checkpoint Charlie, vivió uno de los episodios más tensos de la Guerra Fría. Aquí estuvo a punto de desatarse la tercera Guerra Mundial cuando 10 tanques americanos y 10 tanques soviéticos, enfrentados entre sí y separados por 75 metros, mantuvieron en un silencioso vilo a la población durante horas hasta que llegó la orden de dar marcha atrás.

Todo fue por buscar el bienestar. Todo fue por querer mejorar. Todo fue porque a un metro de distancia no lograban coexistir dos modelos diferentes: comunismo y capitalismo. Al primero pertenecía la RFA y al segundo la RDA – formada por EEUU, Francia e Inglaterra. El primero conocido por la Alemania Oriental y el segundo por la Alemania Occidental.

Desde 1949, año en el que terminó la Guerra, 2,8 millones de habitantes decidieron huir de Alemania Oriental, la mayoría de ellos jóvenes y profesionales de alta cualificación. Los occidentales veían con sus propios ojos como su proyecto era cuestionado y la fuga de cerebros comenzaba a ser preocupante.

Por todo ello, el 13 de agosto de 1961 se comenzó a levantar el Muro, que sería mejorado con el paso de los años. El aspecto final es demoledor: el muro exterior con luz; detrás zanjas y dunas; después la franja de la muerte iluminada en la que se situaban los 14.000 soldados y 600 perros que la vigilaban, además de las torres de control; después el alambre de espino con las vallas metálicas y trincheras; y después, otro muro.

east-side-gallery-03

La RDA denominaba al muro ‘Muro de protección antifascista’ que los protegía contra “la inmigración, la infiltración, el espionaje, el sabotaje, el contrabando, las ventas y la agresión de los occidentales”.

El número exacto de muertos que trataron de cruzar el muro no se conoce.

El 9 de noviembre de 1989 cayó el símbolo, el bloque comunista llegó al colapso y el capitalismo salió vencedor. Hoy todos conocemos a Alemania.

El mejor lugar para contemplar y echar a volar la imaginación sobre lo que sucedió aquí es ir a la famosa East Side Gallery, ubicada en la Mühlenstrasse. Con sus 1,3 kilómetros es el tramo de Muro más largo que queda en pie. Actualmente es la mayor galería de arte al aire libre. Muchos son los mensajes que claman por la libertad, la igualdad y la paz realizados por 103 artistas de todo el mundo.

east-side-gallery

east-side-gallery-02


¿Te ha gustado? Deja aquí tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s