Horror nazi en Sachsenhausen

En este lugar volví a recordar el único libro que me hizo llorar: El niño del pijama de rayas.

sachsenhausen-02

Hubo un tiempo en el que los nazis dominaron no solo Alemania, sino gran parte de Europa, y durante ese tiempo se crearon lugares de concentración, como este, y otros de exterminio.

Se puede llegar en transporte público desde el centro de Berlín. Es necesario un billete de las zonas ABC.

Retrocedemos al año 1936.

Alemania construye este campo de concentración de Sachsenhausen en la localidad de Oranienburg, a 30 kms. al norte de Berlín para concentrar no sólo a judíos, sino también a alemanes comunistas, gitanos, homosexuales, apátridas y otros que consideran desechos sociales – drogadictos, alcohólicos, etc.

sachsenhausen-081

Antes de su llegada se lleva a cabo un proceso que acaba sometiendo por completo a la persona al régimen establecido. El primer paso es la deshumanización: el individuo es citado en las oficinas de la Gestapo mediante una carta y una vez allí es detenido y desposeído de sus pertenencias. El siguiente paso es la animalización: para su traslado a los respectivos campos son utilizados vagones para ganado que cuenta con 2 – 4 respiraderos y algunos calderos para hacer sus necesidades. Allí son introducidos más de los que caben por un periodo de tiempo indeterminado – hasta 4 o 5 días en viajes hacia campos del este -. Y por último la cosificación: a su llegada se les asigna una forma y un color, lo que provoca que entre los mismos “usuarios” se forme una jerarquía. Por ejemplo: rojo para comunistas; violeta para testigos de Jehová; negro para asociales; marrón para gitanos… Los judíos y los gitanos son el último eslabón. La marca de los desertores es una cruz en la frente y a exterminar.

Varias pruebas designan quién es el fuerte y quién es el débil, quién merece quedarse y quién irse. Tras esta selección, los más fuertes son enviados a trabajar gratis como esclavos, mientras que los débiles son enviados al más allá. Para llevar a cabo esto último se disponen de varias fórmulas: la orca, la cámara de gas, el tiro en la nuca, etc. Esta última es la más habitual para acabar con aquellos que tienen dientes de oro o dentaduras postizas.

Sachsenhausen llegó a tener concentradas a 44.000 personas a la vez que formaban filas dos veces al día. La primera a las 5 o 6 a.m., dependiendo de la época del año.

sachsenhausen-06

sachsenhausen-04

sachsenhausen-05

En el año 1945, tras la liberalización, el campo pasa a manos de la RDA – soviéticos – que gestiona el campo hasta el año 1950 con casi los mismos métodos que habían sido empleados antes. El reloj de la puerta principal marca la hora en la que el campo fue liberado.

sachsenhausen-101

sachsenhausen-09
Inscripción: El trabajo os hará libres

De vuelta al año 2015, varias son las cosas que me llamaron especialmente la atención:

– El objetivo de las SS no era perder hombres que valieran para el trabajo, así que intentaron recrear la vida real dentro del campo con el fin de que la gente no perdieran la esperanza y decidiera, por sí misma, poner fin a su vida. Para ello crearon una moneda propia, instalaron un casino y hasta un burdel en el que trabajaban las mujeres del campo femenino que había unos kilómetros más al norte. A éste solo tenían acceso el grupo de los comunistas. También había enfermería y salas donde experimentar con nuevos fármacos. De estos procesos tiene muchos más datos la Bayer que, según varias pruebas, colaboró esporádicamente con estos campos.

– La zona neutral que bordeaba el campo. La línea marcada como zona de seguridad no podía ser rebasada bajo ningún concepto. Un disparo al aire avisaba al que lo intentara para que retrocediera. El siguiente disparo ya no era en balde. Tras esta línea había una alambrada electrificada, tras ella una barrera humana de las SS y perros. Y tras ellos el muro. Este alambre de espino fue testigo de la muerte de muchos esclavos en numerosas ocasiones. Aquellos que no soportaban más la agonía y decidían poner fin a su pesadilla se lanzaban contra ella. Cuando las SS se dieron cuenta de los efectivos que perdían de esta manera decidieron deshabitar la electricidad.

sachsenhausen-07

En este campo se llevó a cabo la mayor y más conocida falsificación de libras esterlinas y dólares de la historia. Este proceso se llevó a cabo con mano de obra judía de aquellos que previamente habían sido seleccionados en Auschwitz. Para eso no había complejos…

Para los más cinéticos, la película Los Falsificadores recrea este momento histórico.

Pero este es solo uno de los más de 15.000 campos que se estima que fueron construidos en los países ocupados por la Alemania Nazi en los que murieron casi 6 millones de personas.

En 1945 se llevaron a cabo los Juicios de Núremberg, en la localidad alemana del mismo nombre mediante los que dirigentes, funcionarios y colaboradores del régimen de Adolf Hitler fueron acusados de crímenes de guerra y crímenes contra la Humanidad.

sachsenhausen-03

Además de esto hay mucho más que ver y que imaginar, pero no lo voy a describir. El campo se puede visitar sólo o mediante una visita guiada. La primera opción con audioguía son €3. La segunda son €15.

Por cierto, hace bastante más frío que en Berlín ciudad.

sachsenhausen-01

Aún escribiendo estas líneas me acuerdo de Shmuel, el protagonista del libro que mencionaba al inicio del post… Qué injusta es la historia a veces… qué horror.

Anuncios

¿Te ha gustado? Deja aquí tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s